¿Entrenamientos de Baja Intensidad o Alta Intensidad?

¿Sabes qué entrenamiento se adapta mejor a tu condición física? ¿Qué es mejor? ¿Entrenamiento de Baja Intensidad o Alta Intensidad? Los consejos son tan variados que ya no sabemos qué es lo correcto. Pero tranquilos, no hay una fórmula mágica. Los entrenamientos de Baja Intensidad o Alta Intensidad tienen sus pros y sus contras (como todo). ¡Aquí te dejamos las características y recomendaciones de cada uno!:

Entrenamiento de Baja Intensidad (LISS Training)

El entrenamiento de Baja Intensidad (o LISS Training para los más modernos) se basa en un ejercicio de larga duración con un ritmo de trabajo constante. La duración mínima del entrenamiento de Baja Intensidad deben ser 45 minutos. Y, nuestra frecuencia cardíaca, deberá rondar el 60%-70%.

¿Por qué escogerlo? El entrenamiento de Baja Intensidad es un tipo de ejercicio ideal para todos los públicos. Tanto principiantes como deportistas más en forma podrán realizar este entrenamiento sin problemas. Las largas caminatas o las sesiones mantenidas en máquinas de gimnasio te ayudarán a mejorar tu base aeróbica.

¿Lo mejor? La parte positiva del entrenamiento de Baja Intensidad es la poca agresividad al realizar ejercicio. Podrás reducir calorías sin necesidad de ir directo a la cama cuando finalices la sesión. Es ideal para personas con sobrepeso o mala condición física para iniciarse en el entrenamiento cardiovascular.

¿Lo peor? El punto más negativo de este entrenamiento es que requiere bastante más tiempo. Al tratarse de sesiones de larga duración, necesitarás programarte para invertir al menos una hora de tu tiempo. Además, si tu idea es conservar el músculo que vas ganando con el ejercicio, la excesiva práctica del entrenamiento de Baja Intensidad puede facilitar su pérdida.

¿Qué ejercicios? Caminatas, máquina de elíptica, cinta de correr a baja velocidad.

Entrenamiento de Alta Intensidad (HITT Training)

El entrenamiento de Alta Intensidad (HITT Training) supondrá un paso más allá en tu ejercicio. Se basa en sesiones cortas, intensas y muy exigentes. Las duraciones varían de 20 a 30 minutos, no más. Además, la frecuencia cardíaca debe alcanzar el 90% de nuestra capacidad total.

¿Por qué escogerlo? Si ya tienes una cierta forma física, el entrenamiento de Alta Intensidad será una gran opción. Realizar este tipo de entrenamiento con regularidad aumentará tu nivel de resistencia significativamente.

¿Lo mejor? La sesión de Alta Intensidad te permitirá sacar toda tu fuerza interior. Este entrenamiento no requiere demasiado tiempo por lo que podrás organizarte mejor. El entrenamiento de Alta Intensidad te ayudará a perder calorías sin que ello implique la pérdida de masa muscular.

¿Lo peor? Exigencia, cansancio y constancia. Este entrenamiento no es recomendable para aquellos que se estén iniciando en el mundo del deporte. Requiere mucha intensidad por lo que hay que estar bien preparados para no terminar con lesiones.

¿Qué ejercicios? Intervalos de carrera, cinta de correr, bicicleta estática a alta velocidad.

Como acabáis de ver ¡no hay una receta secreta! Los expertos recomiendan el equilibrio entre ambos entrenamientos para cubrir todas nuestras necesidades físicas. Los objetivos y la condición física ayudarán a decidir la combinación de los entrenamientos. Sea como fuere, lo importante es moverse. ¡Da igual cómo! Y recuerda, ¡todo debe combinarse con una alimentación equilibrada!

Texto: Lucía Barra Asenjo

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar