Beneficios y propiedades de la sandía

La sandia. Esa fruta refrescante del verano que tanto gusta a los más pequeños por poderse comer con las manos y a mordiscos.  Se trata de una de las frutas más estivales y, por eso, hay que aprovechar sus pocos meses en los que la podemos encontrar con todo su sabor y beneficios, que no son pocos. Además de su sabor dulce, te damos 6 motivos para comer sandía este verano.

  • Rica hidratación: En aquellas piezas maduras, el porcentaje de agua de la sandía en peso es casi del 90% . De hecho, dos buenas rodajas de sandía correspondería a un vaso de agua. Es por ello que esta fruta es indispensable durante el verano donde tenemos que ampliar nuestro consumo de líquido para mantenernos perfectamente hidratados y para mantener la correcta salud de nuestra piel y pelo, constantemente expuestos al sol.
  • Diurético: El porcentaje de agua favorece la eliminación de las sustancias innecesarias por la orina. Esto es perfecto para aquellos que padecen cálculos renales, ácido úrico elevado u otras enfermedades que tengan relación con la retención de líquidos.
  • Perfecta para cuidar la línea: 20 kcal por 100 g. es el contenido calórico de esta fruta, lo que permite que se pueda llegar a consumir una porción doble de esta fruta que de otras cuyo aporte es mayor. Además, gracias a su amplio contenido de agua reduce el apetito por lo que tomarla entre horas es recomendable para no llegar a la comida o la cena con mucha hambre. También es especialmente recomendableen caso de haber ingerido mucha comida ya que sirve como desintoxicante.
  • Contra enfermedades cardiovasculares: Es uno de los pocos frutos que pueden presumir de un contenido de citrulina (1.5 mg/ g más o menos). Se trata de un aminoácido que se transforma en arginina. Estos dos aminoácidos ayudan a mantener las arterias, el flujo sanguíneo y la función cardiovascular en buen estado. Por otro lado, estos dos compuestos son necesarios para la producción de óxido nítrico, responsable del mantenimiento de la elasticidad de las arterias y los vasos sanguíneos.
  • Antioxidante natural: Como en el resto de frutas, el color rojizo de la sandía se debe allicopeno que tiene propiedades antioxidantes cuyo fin es eliminar los radicales libres de nuestro cuerpo. Esto conlleva a una reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres, como el de próstata o colon. Además, esto permite el retraso del envejecimiento de las células, como por ejemplo los de la piel.
  • Perfecto para deportistas y contra el cansancio: Tras un gran esfuerzo físico es necesario recuperarse y en esa labor puede ayudarnos la sandía. A través de sus contenidos en magnesio, potasio y agua ayuda a recuperarse a los músculos por la aportación de sales y agua. Estos compuestos junto con la vitamina B6 (también presente en el fruto) consiguen aumentar nuestra energía en un gran porcentaje (más del 20%).

Cómo saber si está madura

Una de las características en las que nos fijaremos es su peso, ya que cuanto más madura la sandía pesará más debido a que su contenido de agua aumenta. Otra opción es fijarnos si contiene un círculo amarillento por debajo. En caso de que esté de color blanco o verde es que aún no está en su punto. Por último, y seguramente el más recurrido, es darle unas palmadas y en caso de que suene hueca es que está perfecta para su consumo.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar