¿Dónde pensáis que se ubica el restaurante más antiguo del mundo? Fundado en 1725, combina tradición y calidad como seña de identidad. Estamos hablando de uno de los restaurantes más emblemáticos de Madrid que se encuentra en la Calle Cuchilleros… El restaurante Sobrino de Botín o simplemente Restaurante Botín. Es el restaurante más antiguo del mundo y así lo corrobora el Libro Guinness de los Records.

El olor de la leña nos invade desde la calle, es imposible resistirse a entrar y ver a qué se debe ese aroma tan placentero. Los hornos de leña del Botín trabajan las 24 horas del día para ofrecernos los mejores asados de la capital; cochinillo y cordero asado al estilo castellano, toda una seña de identidad.

El cocinero francés Jean Botín y su mujer (de origen asturiano) fundaron este restaurante, aunque en el siglo XVIII era una posada. De ella aún se mantienen la decoración y los azulejos, lo que convierte a Botín en un restaurante-museo. Al no tener descendencia, el restaurante fue heredado por sus sobrinos y en 1930, el local pasó a la familia González Martín, actuales regentes del mismo.

Restaurante Botín, un lugar con historia

En sus comienzos este local no era un restaurante al uso, los clientes llevaban las piezas de carne para que las cocinaran en su horno de leña, ya que en aquella época no se servía carne en los restaurantes pues los carniceros lo consideraban como intrusismo.

Botín no ha cerrado ni siquiera durante la Guerra Civil, el restaurante siguió abierto pese a esta época tan difícil, lo cual se puede observar en uno de sus balcones, la reja esta doblada por efecto de la metralla. Cierto es que durante la guerra el restaurante quedó relegado a un comedor para milicianos, pero consiguió reanudar su actividad y llegar a ser el restaurante que conocemos hoy día, uno de los más prestigiosos del mundo.

No podemos olvidar uno de los mayores encantos de este restaurante, y es que por sus mesas han pasado infinidad de literatos que plasmaban sus visitas a Botín en sus obras: Pérez Galdós en Fortunata y Jacinta, Hemingway en Fiesta y Muerte en la tarde , incluso Truman Capote hace referencia a este pedazo de historia madrileña. Más recientemente, podemos encontrar referencias a Botín en el libro de María Dueñas El tiempo entre costuras.

Sin duda, un restaurante de novela en el que poder disfrutar de la mejor gastronomía castellana.