Mercados en Barcelona; la mejor gastronomía

Los mercados en Barcelona abundan en cada uno de sus barrios. Y es que, las ciudades catalanas se crearon en base a los principales mercados, antes dispuestos al aire libre por los diversos mercaderes y campesinos. Así pues, en la ciudad condal podemos encontrar más de treinta, repartidos por los distintos distritos. En este artículo describiremos con atención tres de los más característicos y actuales, aunque también queremos nombrar otros que son muy importantes y que también merecen una visita: el Mercado de la Llibertat, el de la Barceloneta y de Sant Antoni. 

Mercado Boqueria

Es el templo  de los foodies, una parada imprescindible para aquellos que busquen calidad en los alimentos y un lugar donde predomina el buen ambiente. Es aquí donde la mayoría de hosteleros de la zona compran sus productos para luego transformarlos en platos elaborados. El Mercado Boquería, situado en las Ramblas, es uno de los mercados en Barcelona más afamado de la capital, y lo es merecidamente. Se dispone de documentación desde 1217, en la que aún se trataba de un mercado ambulante. Su evolución ha sido constante hasta convertirse en uno de los más vanguardista y alberga cientos de puestos de todo tipo de alimentación. Además, cuenta con varios restaurantes y un espacio, Aula Gastronómica, inaugurado en 2003 desde donde se enseña a  cocinar tanto a niños como adultos, y se celebran eventos relacionados con el mundo de la gastronomía.

Por poner algún pero,  en muchas ocasiones hay un exceso de personas por lo que resulta algo agobiante y no te permite disfrutar de los puestos. Esto se debe a que es conocido a nivel internacional, más desde que fue nombrado Mejor Mercado del mundo por el Congreso mundial de Mercados celebrado en Washington DC. Esto lo convierte en un destino no solo imprescindible para locales sino también para turistas que quieran degutsra una deliciosa comida servida al modo más tradicional. Y es que aquí, en los clásicos como el Pinoxo, Sant Josep y Quim, la barra es la mesa, y las sillas no abundan ya que se come de pie. Eso sí, las tapas y las diversos platos caseros son manjares realizados con auténticos productos frescos.

Mercado de Santa Caterina

Su primera singularidad es su techo en forma de olas ondulantes y construidas con más de 325.000 piezas que forman un mosaico lleno de color y originalidad. En sus adentros se encuentra una propuesta muy variada de puestos donde la calidad vuelve a ser la protagonista. Las opciones son inmesas, un amplio abanico de productos regionales como pescados, frutas, embutidos y carne, además de puestos de especias exquisitas. Su horario es ininterrumpido de 7:30 a 15:30 todos los días, y hasta las 20:30 los jueves y viernes.

Aquí también encontramos tres restaurantes. El más conocido Cuines Santa Caterina, que ofrece cocina mediterránea, oriental y vegetariana. Una oferta  para todo tipo de gusto. Si lo que buscamos son tapas, en Joan las hay de lo más dispar junto con bocadillos y cocina casera con los alimentos del día del mercado. En esta misma línea está L´Univers, aunque es necesario no salir de aquí sin probar sus deliciosos callos, las croquetas o la empanadilla. Tres especialidades que hacen que su barra sea un ir y venir de constantes clientes.

El Nacional

Situado en pleno Passeig de Gràcia, se definen como un enorme restaurante (más de 2000 m2)  con espacios diferenciados, entre lo que podemos encontrar cuatro destinados a productos especiales y cuatro restaurantes con los mejores sabores de toda la península.

Tenemos por lo tanto una cervecería, donde encontrar una amplia gama, a buen precio y con acompañamiento de tapas clásicas de salazones, quesos y ahumados. Perfecto para tomarnos unas cañas acompañado. Siguiendo con el recorrido, atrévete con una degustación de los mejores vinos con denominación de origen de la Península en su espacio destinado a estos caldos. Un punto de encuentro para los amantes de los moluscos, se encuentra aquí, donde se pueden degustar unas deliciosas ostras gallegas o un jugoso salmón, entre otros. Para finalizar con las especialidades, entrada la noche, tomarse un margarita o algún coctel de autor en la coctelería no tiene desperdicio.

Si hablamos de restaurantes, es imposible resistirse a la preparación de sus carnes en La Brasa, con un horno de leña donde cocinan en el momento la carne y con una vitrina donde ver las diferentes opciones.  El steak tartar y el solomillo de buey son dos imprescindibles. Para quien prefiera un pescado, en la Llotja se pueden degustar los mejores, como las anchoas de l´Escala o Dorada a la sal de la espuma del mar de Formentera. Algo más informal es la Tapería, se compone de una gran variedad de tapas frías, calientes, arroces, paella, fideuá… Por último, la Paradeta que, como su nombre indica, es el espacio perfecto para hacer una pequeña parada y degustar sus empanadas de setas con cebolla confitada, y otros manjares como cocas dulces o saladas, frutas, zumos naturales…. ¿Por qué espacio te decantas?

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar