Beneficios y propiedades de la lechuga

Si pensamos en el plato más sencillo y ligero dentro de nuestra dieta cotidiana, enseguida nos viene a la cabeza la ensalada. Y en toda ensalada el primer ingrediente que damos por hecho es la lechuga. Aún así, a pesar de ser consumida por muchos casi a diario, hay un gran desconocimiento sobre este alimento. Por eso, hemos recopilado las principales propiedades de la lechuga que harán que no quieras dejar de comerla.

Desde tiempos remotos, la lechuga ha sido célebre por sus propiedades curativas. Los romanos y griegos ya conocían sus virtudes. De hecho, el mismísimo Leonardo Da Vinci hablaba ya sobre lo buena que era para la salud. Según datos históricos, los árabes en el siglo XI establecían tratados en los que se explicaba cómo plantarlas; y la mujer de Felipe V las consumía rellenas. Hoy en día la lechuga se cultiva en países con clima templado, pues es más resistente a las altas temperaturas que a las bajas.

Efectos sobre el organismo

Las principales propiedades de la lechuga son:

propiedades de la lechuga

Protege el aparato respiratorio

Todas aquellas personas que tienen problemas en el sistema respiratorio tales como asma, bronquitis o tos deberían consumir jugo de lechuga para combatir estos síntomas. En el caso de sufrir una gripe o resfriado, la vitamina C y las propiedades antioxidantes de la lechuga la convierten en un remedio casero muy efectivo.

Combate el insomnio

Otra de las propiedades de la lechuga más destacables es su capacidad de actuar como un sedante natural. Sirve como calmante ante la excitación nerviosa, por lo que es recomendable en casos de nerviosismo, ansiedad o insomnio. Tomarla por la noche contribuye a que caigamos en los brazos de Morfeo con mayor facilidad, y por tanto, notaremos que dormimos mejor.

propiedades de la lechuga

Calma el dolor

Ya desde la Edad Media la lechuga se utilizaba como una planta con propiedades medicinales muy valorada a la hora de tratar el dolor general. Por otra parte, se ha demostrado que ingerir infusiones de lechuga ayuda a reducir el dolor menstrual. Además, esta hortaliza se recomienda también para contrarrestar el dolor producido por un golpe. Para ello, debemos cocer la lechuga durante unos 15 minutos y formar un emplaste sobre el que tenemos que añadir un chorrito de aceite, para luego colocarlo sobre la zona en la que hemos recibido el golpe.

Mejora la circulación

Mejorar la circulación es otra de las propiedades de la lechuga que la convierten en un indispensable en nuestras comidas. Esto es así porque contribuye a prevenir enfermedades tan graves como la arteriosclerosis, el infarto de miocardio, el ictus y la formación de coágulos.

propiedades de la lechuga

Aliada de los diabéticos

Se ha demostrado que entre las propiedades de la lechuga se encuentra su capacidad de regular los niveles de azúcar en sangre. Su contenido en potasio y sus bajos niveles en sodio la convierten en un potente diurético que reduce los niveles de azúcar en sangre. Además, por lo visto, la lechuga también reactiva los niveles de insulina, por lo que resulta un complemento ideal para las dietas de las personas que padecen diabetes. Si queremos incrementar su efecto, debemos elaborar un jugo a base de lechuga.

Elimina el olor de axilas y pies

El mal olor de pies o axilas es un problema molesto que perturba a todo aquel que lo sufre. Lo que muchas personas no saben es que esto está estrechamente relacionado con nuestra alimentación y que existen remedios naturales para tratarlo. Un truco perfecto para evitar esta peste indeseada es aplicar un jugo de lechuga y masajear la zona para que penetre mejor.

propiedades de la lechuga

Disminuye el colesterol

Esta hortaliza posee propiedades antioxidantes y cardiovasculares. Además, su alto contenido en vitamina C contribuye a que el colesterol de la sangre no se pegue a las paredes de los vasos sanguíneos, es decir, evita que se formen depósitos de colesterol.

Facilita la digestión

Por último, otra de las propiedades de la lechuga que nos gustaría destacar es su alto contenido en fibra. Esta cualidad la convierte en una hortaliza idónea para limpiar el aparato digestivo y para saciar nuestro apetito. Su consumo es muy recomendable para todas aquellas personas que presentan problemas estomacales y flatulencias. No obstante, si queremos aumentar la eficacia de la fibra, debemos beber unos ocho vasos de agua al día; de no ser así podemos padecer estreñimiento. ¡Ojo! Es muy importante masticar mucho la lechuga antes de tragarla para digerirla mejor y evitar que nos resulte indigesta, como le ocurre a muchas personas.

Formas de consumir la lechuga

En España, normalmente, la tomamos cruda formando parte de ensaladas o como ingrediente en bocadillos, sandwiches, hamburguesas, crepes y burritos. No obstante, también la podemos utilizar para elaborar cremas o sopas. Salteada y hervida también está deliciosa. Hay algunas variedades, especialmente las pequeñas, que pueden cocinarse enteras al vapor, braseadas o a la plancha. En algunos países, rellenan sus hojas de arroz, carne o pescado.

Texto: Carolina Cárcamo Villar

About the author

España Fascinante usa cookies para asegurarte una experiencia maravillosa. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar