Baza – Guadix / El Cascamorras

Vinculada a una leyenda del siglo XV, esta fiesta tiene lugar en las localidades granadinas de Baza y Guadix.

La historia del Cascamorras es una de las más curiosas entre la fiestas de España, está bien documentada y se remonta al año 1490. Durante las obras de construcción de la iglesia de la Merced de Baza, un obrero natural de Guadix halló una talla mariana que recibiría el nombre de Nuestra Señora de La Piedad. La propiedad de la imagen fue motivo de diferentes pleitos entre varias localidades hasta que se decidió que permaneciese definitivamente en Baza mientras que los de Guadix se reservaban el derecho a celebrar anualmente fiestas en honor a la Virgen de la Piedad. Asimismo, parece ser que se alcanzó otro acuerdo un tanto más estrambótico: si una comisión accitana lograba llegar limpia hasta la iglesia de la Merced de Baza, la imagen se trasladaría de inmediato hasta Guadix. Entre las primeras expediciones que debieron hacerse a tal fin, consta la presencia de una figura vestida de arlequín que es sin duda el origen del actual Cascamorras. Pero esta es solo una de las diferentes versiones sobre los orígenes de esta fiesta, pues existen varias interpretaciones que coinciden todas en el fondo y difieren en los pequeños detalles del desarrollo de la historia.

Cascamorras
El Cascamorras abanderado y manchado de negro como todos los que le rodean. Foto web Feria de Baza

La fiesta comienza durante la noche del 5 al 6 de septiembre cuando el Cascamorras se traslada desde Guadix a Baza acompañado de varios miembros de la Hermandad de la Piedad de Guadix. Al día siguiente, una enorme multitud se reúne en el paraje de Las Arrodeas. El Cascamorras es el centro de todos ellos. Viste un traje de arlequín en tonos verdes, rojos y amarillos y porta una bandera multicolor confeccionada con paños y una porra de madera terminada en una soga anudada en su extremo, única medida de protección con la que cuenta. A las seis en punto de la tarde, comienza una carrera en la que este tratará de llegar sin una sola mancha de pintura hasta la iglesia bastetana. Lógicamente el Cascamorras sabe que esto es imposible ya que la multitud que se agolpa a su alrededor no cesa de salpicarle (y salpicarse) con pintura negra.A su llegada a Baza, el Cascamorras se encarama en su propia estatua de la fuente de la plaza de Las Eras, donde ondea su bandera ante la concurrencia. Posteriormente, en la plaza Mayor, será ovacionado y felicitado por su intento de apropiarse de la imagen.

Los actos continúan en día 8 de septiembre con la misa y procesión en honor a la Virgen de la Piedad.

El día 9 de septiembre, el Cascamorras regresa a Guadix y recorre a pie la distancia que le separa de la iglesia de San Miguel. Durante su periplo, sus vecinos volverán a mancharlo de pintura negra como castigo por no haber logrado su cometido en la localidad vecina.

Esta fiesta ha ido configurándose año tras año como una de las más curiosas y multitudinarias de España. La participación popular es absoluta y la llegada de gente desde otros lugares masiva. Cuenta incluso con una sintonía propia, el Himno al Cascamorras, obra del compositor accitano Eduardo Ramírez Hernández.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar