Zaragoza / Fiestas del Pilar

El primer templo dedicado a María atrae a miles de devotos que se sumergen en la fe mientras la ciudad vive sus fiestas

Hablar de el Pilar de Zaragoza obliga a sumergirse en una de las más antiguas y profundas manifestaciones de fe de España. Su origen se remonta al año 40 cuando María se apareció en las riberas del río Ebro al Apóstol Santiago el Mayor, y a los ocho discípulos que le acompañaban, instándoles a que le construyesen allí una iglesia. La Virgen se mostró sobre un pilar que quedó en el sitio tras desaparecer y sobre el que se inició la edificación del primer templo mariano de la cristiandad. La historia iconográfica y escrita aporta testimonios muy antiguos de esta creencia y de la existencia de aquella iglesia dedicada a María, sobre la que hoy se asienta la basílica de la Virgen de el Pilar de Zaragoza, uno de los templos más grandiosos de España.

Fiesta del Pilar
Gigantes y cabezudos de las fiestas en una antigua postal

Las fiestas del Pilar (el 12 de octubre) junto a la de Santiago (25 de julio) son fiestas de carácter nacional; reúnen en Zaragoza a miles de creyentes de toda España, aunque sus visitas al templo son constantes durante todo el año.

La Basílica es majestuosa, con once cúpulas y cuatro campanarios, y toda su traza está concebida para mantener en su sitio la Sagrada Columna de la Virgen. Es la más preciada reliquia del templo original y que, a principios del siglo XVI, fue transformada en estilo gótico por el arzobispo Alonso de Aragón, hijo del rey Fernando el Católico. Pero las muchedumbres de peregrinos desde distintos lugares de España acudían a los cultos aconsejó su ampliación, por lo que en 1681 se puso la primera piedra del nuevo templo y de la Santa Capilla, el lugar donde se conserva intacto el asentamiento de la columna de la Virgen. En 1872 se concluyeron las diversas capillas y cúpulas, mas tarde se añadirán las cuatro torres, la última se concluyó en 1961.

Las fiestas del Pilar son las más importantes y conocidas de la ciudad. El 12 de octubre es el Día Grande Fiesta Nacional de España, y Día Internacional de la Hispanidad. El acto que goza de una mayor participación popular y que es principal atractivo para los visitantes es la Ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar, que se lleva a cabo a lo largo de unas diez horas, entre las siete de la mañana y las cinco de la tarde. Miles de personas, ataviadas con los trajes típicos de Aragón y otras regiones de España, y también del mundo, recorren las calles más importantes de la ciudad con ramos de flores que llevan hasta la plaza de el Pilar, junto a la Basílica. Allí, la imagen de la Virgen preside una inmensa estructura metálica en la que se van sujetando las flores que conforman un mosaico colorista de gran belleza. Las flores de colores se sitúan en la parte baja mientras se va formando en la parte superior la forma del manto con gladiolos blancos.

Fiesta del Pilar
Grupo de cofrades en el Rosario de Cristal

Otro de los actos relevantes, aunque menos conocido fuera de Aragón, es el Rosario de Cristal. La idea partió del primer presidente de la Cofradía del Santísimo Rosario de Nuestra Señora de el Pilar, fundada en 1889, quien concibió que a la procesión del rezo del Rosario se sumasen una serie de faroles portados por los fieles en sustitución de las hachas, velas y estandartes usadas hasta entonces.

Pero las fiestas del Pilar son mucho más que actos de devoción religiosa. Se trata de unas fiestas de muchos días de duración y en las que se involucra toda una ciudad, cuyos habitantes las viven particularmente apegados a sus tradiciones y tipismos. Así, son centenares las agrupaciones vecinales que las celebran con actividades de grupo y que salen a la calle ataviados con el traje típico regional y al son de las tradicionales jotas aragonesas.

El programa de actos está plagado de actos y eventos de diversión, ocio y entretenimiento, así como de espectáculos musicales, teatrales, deportivos y taurinos, siendo en este último caso la Feria de Toros de Zaragoza una de las más importantes de España. Tan es así, que al celebrarse en otoño, una época singularmente lluviosa, el coso de la ciudad tiene un mecanismo de cubrición que permite celebrar las corridas de toros incluso en condiciones climatológicas adversas..

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar