Laguardia / San Juan y San Pedro

Las fiestas de Laguardia en honor a San Juan y San Pedro tienen un programa repleto de actos y tradiciones

El día 23 de junio, San Juan, comienzan los días grandes de Laguardia, unas fiestas que se extienden hasta el día 29, San Pedro. El acto de inauguración de las Fiestas de Laguardia tiene lugar todos los años en la plaza del Ayuntamiento a las 13:00 horas de la tarde, donde tras el volteo de campanas estalla el chupinazo al son de las gaitas y las dulzainas. Desde entonces, y durante siete días, Laguardia se convierte en un hervidero de gente venidas desde distintas partes de España, que abarrotan sus estrechas calles, sus bares y sus bodegas convirtiendo la ocasión en uno de los acontecimientos festivos más populosos de la Rioja Alavesa. Tras el chupinazo inicial, tiene lugar uno de los actos más vistosos de las fiestas con la aparición del Cachimorro. Este personaje, protagonista del día de San Juan, es una especie de bufón que, vestido con un llamativo traje multicolor adornado con polainas y cascabeles, dirige a una comitiva de danzantes hasta las casas del alcalde y el regidor síndico.

Fiestas de Laguardia
La fiesta a principios del siglo XX

Una vez reunidos los danzantes y las autoridades, se dirigen al ayuntamiento, desde donde, tras recoger la bandera, encaminan sus pasos hacia la iglesia de San Juan. En su interior tiene lugar la Tremolación de la Bandera. El regidor síndico coloca la bandera extendida sobre el suelo enfrente de la Virgen del Pilar para, a continuación, alzarla y ondearla rítmicamente con unos giros que acompasan a una marcha tradicional compuesta para tal fin. Al finalizar, la bandera se rinde ante la Virgen tendiéndola de nuevo en el suelo. La ceremonia se repite inmediatamente después frente a la imagen de San Juan. El último día de las fiestas tiene lugar una última tremolación bajo el pórtico de la iglesia de Santa María de los Reyes, esta vez en honor de San Pedro.

Otro de los actos más populares de las fiestas de Laguardia son los encierros de reses en los días de San Juan y San Pedro. A mediodía, las calles principales de la localidad son cerradas con vallas metálicas y las reses persiguen por ellas a los mozos que se atreven a ponerse delante suyo. Los encierros de Laguardia suponen un atractivo de primer orden para las poblaciones vecinas.

Fiestas de Laguardia
Pasacalles desde la plaza de Laguardia

Durante las fiestas es común el consumo de zurracapote, una bebida a base de vino, azúcar, limón y canela que los vecinos de Laguardia preparan en sus casas para obsequiar a sus familiares, vecinos o, en general, a cualquiera que quiera probarlo.
El último día de fiestas de Laguardia dedicada a San Juan y San Pedro, tras la tremolación en honor a San Pedro, tiene lugar el Entierro de la Barrica como acto de clausura de las fiestas. Mediante este acto simbólico, de evidentes semejanzas con el Entierro de la Sardina de Carnaval, se clausuran cada año los días festivos laguardienses. En él, los asistentes beben zurracapote y entonan el Pobre de Mí despidiéndose una vez más de unos días grandes que año tras año convierten a Laguardia en el centro de atención de toda la Rioja Alavesa y cada vez atraen más público del resto de España.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar