Sepúlveda / Fiesta de los Fueros

Por la Fiesta de los fueros la villa segoviana retorna a su pasado medieval para festejar sus privilegios de Reconquista

Durante el tercer fin de semana del mes de julio, una de las villas más bellas de España retorna a la época medieval. Y lo hace con pleno sentido, cargada de argumentos históricos, y no como mera evocación de una época sin más excusa que la de poblar las calles de mercaderes y artesanos ataviados a la antigua usanza. No es el caso, la Fiesta de los fueros tiene una gran base histórica.

Los sepulvedanos conmemoran sus Fueros, el conjunto de normas que, a partir de su conquista a los musulmanes en el siglo X, regulaban sus relaciones con la Corona y su forma de gobierno. Sepúlveda era lugar fronterizo de la Reconquista, y por tanto peligroso, y sus tierras precisaban de nuevos pobladores para consolidar el avance de los cristianos. Para ello su conquistador, el Conde de Castilla Fernán González, le otorgó una serie de privilegios en el año 923, que fueron ratificados por sus sucesores Garci Fernández y Sánchez Garcés y confirmados por Alfonso VI de Castilla en el 1076.

fiesta fueros sepulveda
Cartel de la edición de 2007

De ese año se conserva su texto más antiguo en latín, en torno al cual fue creándose un cuerpo legal más extenso, codificado al castellano en el año 1300. Los privilegios se referían de manera especial a la exención en el pago de ciertos impuestos, a la igualdad de todos los nuevos vecinos ante la ley, incluidos los nobles, y al perdón de los delitos que los pobladores hubieran cometido antes de acudir a Sepúlveda, lo cual contribuyó a atraer a multitud de personas que colaboraron eficazmente a la defensa de la región.

Además, contenían abundantes normas tanto de tipo político y administrativo como de derecho privado, penal y procesal. Sepúlveda quedaba estructurada como un señorío dirigido por un representante del rey, si bien éste solo intervenía de manera excepcional, de modo que eran los propios vecinos, reunidos en Consejo o a través de los representantes que elegían (alcaldes y jueces), los que administraban y gobernaban una Comunidad de Villa y Tierra integrada por la propia villa y los 37 municipios que la circundan y que hoy suman una población de más de 11.000 personas. El citado Consejo asumía decisiones militares, funciones judiciales y se encargaba de la organización de los mercados y los aprovechamientos comunales de pastos, entre otras competencias. De la importancia y buen funcionamiento de este modelo pionero de autogobierno da idea el hecho de que fue extendido a otras tierras y poblaciones del sur del Duero y, conforme avanzaba la reconquista, a otras como Zaragoza y Teruel y muchas de la Orden de Santiago.

fiesta fueros sepulveda
Celebrando la Fiesta de los Fueros

La puesta en valor de tan singular pasado con fines culturales y turísticos es bastante reciente. El 30 de marzo del 2007 se inauguraba el Museo de los Fueros de Sepúlveda, en la iglesia románica de los santos Justo y Pastor, de los siglos XII y XIII, declarada Monumento Nacional desde 1931. El museo se creó para mostrar el patrimonio histórico artístico, arqueológico y documental más significativo de la villa, procedente de varias iglesias e instituciones, y para difundir la historia de Sepúlveda y su Comunidad de Villa y Tierra, tomando como hilo conductor su célebre Fuero, elemento clave y fundamental de su pasado histórico.

Sólo tres años antes, en el verano del 2004, se celebraba la primera Fiesta de los Fueros, que desde entonces ha ido creciendo en interés y visitantes. Un elemento clave de la misma es la complicidad de los sepulvedanos en la ambientación medieval de la villa, a la que contribuyen llenando de estandartes, penachos y antorchas sus fachadas y balcones, vistiéndose de época y participando como actores y figurantes en las representaciones teatrales que recrean distintos episodios de la historia medieval de Sepúlveda.

Sus calles y viviendas, que conservan la traza y el sabor de aquella época, se engalanan para la Fiesta de los fueros; las antorchas iluminan Sepúlveda por la noche, se suceden los cortejos, las representaciones y las actuaciones musicales, se procede a la lectura parcial de los fueros, se celebran actividades para niños y un mercado medieval, con más de un centenar de puestos en los que se ofrecen productos y alimentos artesanales, ocupa los espacios más emblemáticos de la villa.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar