Ciudad Rodrigo / Carnaval del Toro

La histórica localidad salmantina celebra entre bailes, disfraces y festejos taurinos los carnavales más originales de España

Como Ciudad Rodrigo ninguna otra ciudad de España ha sabido ensamblar en una única celebración dos festejos en principio tan dispares como el Carnaval y la fiesta de los toros. Pero ambos son consustanciales al acerbo cultural e histórico de esta población salmantina y se celebran conjuntamente en los días previos al Miércoles de Ceniza, el día que marca el inicio de la Cuaresma, de fecha variable conforme al calendario religioso y que tiene lugar en los meses de febrero o marzo.

El Carnaval del Toro, declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional, es por lo tanto único en su género y uno de los más antiguos de España, no conociéndose otro en el mundo que conjugue la máscara y los toros. Ubicada en pleno campo charro, de dehesas y pastizales en los que se crían y alimentan ganaderías de bravo, la afición de los mirobriguenses por las fiestas de toros es intensa e inmemorial. Tanta debía ser ya en el siglo XV que en el año 1493 los Reyes Católicos reprendieron por escrito al corregidor de Ciudad Rodrigo por los gastos que conllevaban tantos festejos taurinos como se celebraban en la localidad. Cualquier oportunidad festiva era aprovechada para soltar astados y alancearlos a caballo por su recinto amurallado y, todo indica, que esta es la razón por la que también se hacía durante los Carnavales, en una ligazón festiva que ha perdurado hasta la actualidad y con gran éxito habida cuenta de la creciente presencia de visitantes que acuden a esta cita.

En la calle Madrid se viven los momentos más emocionantes y peligrosos, siendo donde los más audaces tratan de tocar a los animales y de realizar las carreras de más riesgo. Durante cinco días, del Viernes al Martes de Carnaval de Toros es fiesta grande en Ciudad Rodrigo con sucesión de encierros (de los toriles a la plaza de toros) y desencierros (de la plaza a los toriles), capeas diurnas y nocturnas, corridas de toros, charangas, desfiles y bailes de disfraces. Capeas y corridas de toros tienen lugar en la Plaza Mayor, donde se construye para la ocasión una plaza rectangular.

Carnaval del Toro
Antigua plaza de toros de “tablaos”

Sin embargo la fiesta taurina empieza mucho antes, por las calles, donde los toros son corridos por lugareños y visitantes desde la avenida Agustín de Foxa hasta la plaza. Mientras los toros andan sueltos la campanera del Ayuntamiento, llamada Campana Gorda, suena para avisar a los despistados y su último toque indica que los astados están ya o en los corrales de la plaza o en los toriles.

Uno de los momentos mas esperados es el encierro a caballo de la mañana del domingo, cuando desde las dehesas vecinas los caballistas y garrochistas conducen los toros bravos hasta la localidad. Y la guinda la pone, el Martes de Carnaval, el “Toro del Aguardiente”.

Se trata del animal más grande de cuantos se sueltan durante las fiestas y al que los mozos hacen su espera bebiendo aguardiente para correrlo en un espacio acotado entre la plaza de toros y el edificio del Registro.

Las peñas tienen un protagonismo fundamental durante el Carnaval de Toros, aportando una gran animación tanto a los festejos taurinos como a los carnavalescos. Una de las más tradicionales es “El Bolsín Taurino”, que antaño acogía, dando alojamiento y alimento, a los maletillas que iban de pueblo en pueblo buscando sustento y oportunidades en el mundo taurino, y que hoy organiza un concurso de jóvenes toreros durante las fiestas.

Y todo esto tiene lugar en Ciudad Rodrigo, una localidad declarada Conjunto Histórico Artístico y cuyas murallas encierran un maravilloso patrimonio monumental conformado por iglesias, palacios, conventos, museos y la Catedral de Santa María, que es el monumento más importante de la ciudad.

Fuera de las murallas, junto a una de sus puertas, se alza el Castillo de Enrique II, actual Parador de Turismo. La Plaza Mayor, tanto en fiestas como durante el resto del año, es el centro neurálgico de la población y tanto en ella como en las calles aledañas es costumbre ir de tapeo a sus establecimientos hosteleros, donde se pueden encontrar buenos pinchos, exquisitos embutidos de la zona y huevos fritos con farinato, embutido originario de Ciudad Rodrigo. Está elaborado con miga de pan, manteca de cerdo y cebolla, sazonados con sal, pimentón, comino, ajo, cebolla, anís en grano, aguardiente y un poco de aceite de oliva.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar