Sanlúcar de Barrameda / Exaltación del Río Guadalquivir

Sanlúcar de Barrameda homenajea cada año al río que desemboca sus aguas en ella con una celebración de exaltación.

Tras atravesar parte del terreno protegido del Parque Nacional de Doñana, el río Guadalquivir muere en aguas del océano Atlántico junto a Sanlúcar de Barrameda. Este río ha sido siempre considerado como uno de los principales ejes económicos, sociales y ambientales de una localidad que desarrolla su actividad diaria mirando siempre a sus orillas. En la década de los cincuenta del siglo pasado, las autoridades de Sanlúcar de Barrameda deciden organizar unos festejos de exaltación al río Guadalquivir, una fiesta que nacería con la intención de homenajear el papel de este río en el pasado, presente y futuro de Sanlúcar de Barrameda y las poblaciones de su entorno. Marcada por un claro tono cultural, la Exaltación del Río Guadalquivir se celebra a finales de agosto involucrando cada año a varias poblaciones ribereñas del entorno de la desembocadura. Su éxito atrae cada vez más visitantes desde diversas partes de España.

La Reina de las fiestas
La Reina de las fiestas

Esta fiesta de exaltación del río Guadalquivir suele extenderse durante dos días en los que se suceden toda clase de actos de tipo lúdico y cultural. Entre los más destacados se encuentra la elección y coronación de la Reina de las fiestas, que todos los años es escogida entre las jóvenes de la localidad. El Ateneo de Sanlúcar de Barrameda organiza asimismo otros eventos como veladas literarias o encuentros con escritores en los que reputados profesionales de la pluma en España ponen su hacer a la tarea de exaltar las virtudes del río. Además, durante la celebración de las fiestas tienen lugar corridas de toros, conciertos, regatas y cruceros que surcan las aguas del río que recibe los honores de su pueblo durante estos días de verano con turistas procedentes de España e incluso del extranjero.

Esta fiesta, sin embargo, no siempre es del agrado de todos los públicos. Entre las voces más críticas con la misma hay quienes la acusan de elitista y poco popular debido al carácter intrínseco de los actos que durante ella se desarrollan. Sea como fuere, la Exaltación del Río Guadalquivir es uno de los principales acontecimientos de Sanlúcar de Barrameda y una festividad que puede presumir de contar con un programa que difiere notablemente entre el calendario lúdico gaditano.

Fiestas de Moros y Cristianos en España

Calles adornadas como en la Edad Media, desfiles majestuosos, batallas emocionantes… Sí: estamos hablando de las Fiestas de Moros y Cristianos, celebradas cada año en España durante varios días repletos de leyendas y espectáculos.

En estas celebraciones se rememora, de la forma más fiel posible, las cruentas batallas históricas que se libraron entre moros y cristianos durante la Reconquista de la Península Ibérica. Estas fiestas populares llaman la atención no solo por el volumen de participantes (de miles de personas), sino también porque la historia, la cultura y el jolgorio se apoderan de las calles. La indumentaria, perfectamente ambientada, logra que se reviva con más intensidad uno de los episodios más relevantes de la historia española.

Se vienen celebrando desde finales del siglo XVII, fundamentalmente en el Levante español, con epicentro en la provincia de Alicante y el sur de la provincia de Valencia. No obstante, existen muchos otros lugares españoles en los que también se realizan estos eventos.

Muchas de estas fiestas cuentan con diferentes reconocimientos de interés turístico: provincial, autonómico, nacional e incluso internacional. Es muy complicado recopilar todos los municipios que celebran Fiestas de Moros y Cristianos en España; por ello, os presentamos alguna de las más importantes:

Alcoy: la cuna de la fiesta

Moros y Cristianos
Fiesta de Moros y Cristianos en Alcoy / Foto: vozpopuli.com

Los Moros y Cristianos de Alcoy (Alicante) son los más populares por su arraigo y espectacularidad, lo que los ha convertido en una fiesta de interés internacional. Representa la batalla que tuvo lugar en 1276 entre los fieles del caudillo árabe Al Azraq, que intentaban asaltar la villa, y sus habitantes, que lucharon por defenderla. Se celebra desde el siglo XVI y rinde homenaje a su patrón San Jorge que, según cuenta la leyenda, apareció en plena batalla contribuyendo a la victoria de los cristianos.

A lo largo de varios días a principios de mayo se van sucediendo los diferentes homenajes y desfiles de ambos ejércitos. Normalmente se estima que la participación alcanza hasta 5.000 personas. En el tercer día se representa la lucha  y el asalto de las tropas musulmanas al castillo, seguido de la reconquista de la fortaleza por parte de los cristianos. El colofón final lo protagoniza San Jorge lanzando flechas desde la torre por la noche.

Villajoyosa: el desembarco de los piratas berberiscos

Moros y Cristianos
Fiesta de Moros y Cristianos en Villajoyosa / Foto: efimeroestudio.com

Otra de las localidades cuya festividad tiene reconocimiento de interés internacional es Villajoyosa (Alicante). En esta celebración se rememora el ataque de los piratas berberiscos y la oposición de los habitantes de la villa. El evento más particular de esta fiesta de Moros y Cristianos es la recreación del combate naval y el consiguiente desembarco en la playa. Se trata de un magnífico espectáculo cargado de fuegos artificiales, tambores y luces, que deja a sus espectadores atónitos.

Cada año, los más curiosos tienen la oportunidad de establecer contacto directo con esta tradición durante varios días en la segunda quincena de julio.

Caravaca de la Cruz: la celebración de los Caballos del Vino

Moros y Cristianos
Fiesta de Moros y Cristianos en Caravaca de la Cruz / Foto: pinterest.es

Caravaca de la Cruz (Murcia) es la única localidad no valenciana que ha conseguido que su fiesta de Moros y Cristianos obtenga el reconocimiento de interés internacional. Al igual que en el resto de lugares, en este evento se celebran procesiones y desfiles de ambos ejércitos. El acto con mayor relevancia es el festejo de los Caballos del Vino, en el que los equinos participan en una carrera llevando sobre ellos mantos de seda y oro bordados a mano.

Lo normal es que esta celebración tenga lugar la primera semana de mayo.

Alcázar de San Juan: la representación castellano-manchega

Moros y Cristianos
Fiesta de Moros y Cristianos en Alcázar de San Juan / Foto: herencia.net

Representando a Castilla-La Mancha, destaca la fiesta de Moros y Cristianos de Alcázar de San Juan. La música, el color y la pólvora son los protagonistas en esta conmemoración histórica. El punto de partida es la Vela de Armas, una recreación muy exacta de los nombramientos de los aspirantes a la Orden de los Caballeros del Hospital de San Juan de Jerusalén. Entre los actos celebrados destacan los desfiles de la Entrada Mora y Cristiana, la Escalada al Torreón de Don Juan de Austria, el Auto de Nombramiento de un Caballero Cristiano, la lucha entre ambos bandos y la Gran Mascletá de fuegos artificiales.

No obstante, es muy recomendable acercarse hasta el pintoresco Mercado Medieval para trasladarnos a la vida cotidiana de los alcazareños de aquellos años. Además, músicos, malabaristas, bufones y bailarines llenan las calles de alegría y amenizan a los visitantes.

Como cada año, esta festividad se celebra el fin de semana más próximo al 24 de junio, día de San Juan.

Muchos otros puntos de España como Calpe (Alicante), Altea (Alicante), Cáceres, Biar (Alicante), Benamahona (Cádiz), Campillo de Arenas (Jaén) o Elche (Alicante), también destacan por sus fiestas de Moros y Cristianos. ¿Has estado en alguna de ellas?

Texto: Carolina Cárcamo Villar

About the author