Cuéllar / Encierros

Los encierros de Cuellar están considerados los más antiguos de España, existe constancia documental desde 1215

Decir Cuéllar es decir toros. La villa segoviana no se entiende sin el correr de los astados, una práctica de la que existe constancia documental desde el año 1215, en las actas de un sínodo episcopal que prohibía participar a los clérigos en los juegos de toros, lo que acredita que éstos ya estaban muy arraigados para entonces entre los cuellaranos. Los encierros de Cuéllar, a los que acuden cada año miles de personas desde toda España, presumen de ser los más antiguos de España.

En la actualidad se celebran cinco con ocasión de las fiestas de su patrona, Nuestra Señora del Rosario, que comienzan el último sábado de agosto, si bien a lo largo de la historia cualquier ocasión ha sido buena para soltar toros por las calles. Se corrían para festejar el nacimiento de algún hijo de los Duques de Albuquerque, señores de Cuéllar, y del espectacular castillo mudéjar que preside el municipio, y, ya en el siglo XV, también durante las fiestas de San Juan y del Corpus Christi. Además, en los siglos XVIII y XIX algunos de los vecinos más adinerados compraban vaquillas para el disfrute de la población con ocasión de algún casamiento u otro evento familiar digno de ser festejado.

encierro en cuellar
Antiguo encierro en las calles

Para la celebración de los juegos de toros era necesario que los animales fueran trasladados desde la dehesa hasta el centro urbano, siendo esta la razón por la que los encierros -que se celebran de domingo a jueves- se realizan en dos partes: la primera por el campo, conducida la manada por caballistas, y la segunda por las calles de Cuéllar, donde los mozos corren delante o junto a los morlacos hasta la plaza de toros. Ambas resultan espectaculares, si bien uno de los momentos más emocionantes se produce cuando en la denominada zona de El Embudo los caballistas ponen a galope cuesta abajo a la manada para que entre con velocidad en las calles.

La presencia de espectadores a pie y en campo abierto, lo que también sucede cuando los toros salen de los corrales situados junto al río Cega, añade un punto de tensión y peligrosidad. A su salida de los corrales, la manada es recibida por los caballistas, que son los responsables de conducirla hasta El Embudo. Primero por un camino forestal que discurre por un pinar y después a campo abierto, parándola para que descanse en un altozano antes de galoparla hasta el casco urbano. La conducción no siempre es fácil y raro es el año que no se escapan uno o varios toros, que luego han de ser localizados y abatidos con dardos adormecentes por miembros de la Guardia Civil.

Encierro cuellar
Encierro en las calles hoy en día

En las calles se suceden las emocionantes y arriesgadas carreras de los mozos en los diversos tramos del recorrido. Todo lo que rodea a los encierros y también a la feria taurina -dos corridas, una de rejones y dos novilladas- es objeto de atención preferente de los cuellaranos durante el resto del año. Su organización, ya sea por cuenta del Ayuntamiento o contratada por éste a empresas taurinas, la selección de las ganaderías, las normas que regulan la participación de los caballistas y su comportamiento durante los encierros, así como el juego de los animales durante su toreo son concienzudamente analizados y debatidos, aplaudidos o criticados, en tertulias y conferencias de las que salen propuestas para mejorar las próximas ediciones. Se celebran concursos de fotografías sobre los encierros y para que los visitantes comprendan el arraigo y tradición que tienen en la población existe un Centro de Interpretación de los Encierros. Y junto al mundo del toro, las fiestas de Cuéllar, que están declaradas de Interés Turístico Nacional, transcurren en un clima jovial, distendido, divertido y un punto gamberro.

Son unas fiestas animosas, en las que las peñas juegan un importante papel a la hora de contagiar alegría, siendo muchísimos los actos, de toda índole, que protagonizan, empezando por la apertura oficial de las fiestas que reciben con alborozo bajo la balconada del Ayuntamiento en la que se asoman la Corregidora y las Damas, el pregonero y las autoridades municipales.

Como curiosidad, señalar que en el año 1998 los encierros de Cuéllar fueron el escenario de un spot publicitario de la multinacional deportiva Nike, con los Denver Broncos como protagonistas, y que fue retransmitido en la final de la Super Bowl de Rugby Americano de ese año.

Comentarios Facebook

About the author

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons

Utilizamos cookies de terceros para mejorar la usabilidad para dispositivo de usuario. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar