Este enclave fortificado en las estribaciones de los Montes Torozos fue morada de la reina Urraca y de María de Padilla, dos damas tan poderosas como desdichadas. Desde 1985 adquirió un gran dinamismo cultural al convertirse en sede de la...Continuar leyendo