Plaza fuerte disputada durante siglos por moros, portugueses, leoneses y caballeros de fortuna, el espíritu guerrero es fuerte en el lugar. Un pasado que pudo estimular las ambiciones juveniles de los temerarios conquistadores de las Américas. Continuar leyendo