Bella y poco turística, la capital soriana tiene un peculiar encanto que fue loado por escritores. Encandiló a Gustavo Adolfo Bécquer, Miguel de Unamuno, Gerardo Diego y Antonio Machado. Este último la definió como “mística y. Continuar leyendo