Ochenta y seis kilómetros separan a localidad sevillana de su capital. Su pasado ha dejado una huella imborrable. Por ejemplo, el gentilicio de sus habitantes, ursaonenses, proveniente del nombre romano del lugar. En plena campiña, este...Continuar leyendo