La agreste orografía local posibilitó que aquí se produjera la última resistencia de los moros malagueños. Ya en el siglo XX, los jornaleros convertirían el inconveniente de sus cuestas en los célebres burro-taxis. Esta es la historia y. Continuar leyendo