Su nombre procede del latín finis terrea. Su singularidad geográfica atrajo la atención de los geógrafos e historiadores grecorromanos. Cautivó desde el antiguo a multitud de personas que deseaban ver cómo el mar se tragaba el sol. ¿Quieres...Continuar leyendo