La villa asomada al río Sil tomó su nombre del puente que se construyó para los peregrinos del Camino Francés. A sus pies se extendió el grandioso Castillo de los Templarios, muy disputado en el siglo XV por el turbulento conde de Lemos. No te...Continuar leyendo