Desde que, en 1862, Benito Pérez Galdós llegara a Madrid, el cronista quedó prendado de la capital de España. Desde entonces y hasta su muerte, Galdós dejó su vida en las calles madrileñas. Su evolución como hijo adoptivo de Madrid le llevó...Continuar leyendo