Sobre un promontorio natural y protegido por murallas, los palacios e iglesias de Laguardia demuestran la importancia que tuvo y tiene. A sus pies, y allá hasta donde la vista alcanza, un amplio tapiz de viñedos. Para acceder a los mejores. Continuar leyendo