Bilbao es conocido como el botxo (el agujero) por estar rodeado de montañas. A las primitivas 'Siete Calles' de su núcleo medieval Unamuno las denominó la “tasita de plata”. Además del Casco Viejo hay que ver en Bilbao su margen. Continuar leyendo