Solo un pequeño grupo de afortunados, los ricos más ricos, pueden permitirse embarcaciones como estas. Estos yates son el reflejo de una vida de lujo en alta mar y satisfacen las demandas más extravagantes de sus propietarios. Los encontramos con. Continuar leyendo