En una zona algo apartada al Camino primigenio -e infestada de bandidos- San Juan de Ortega estableció un monasterio y un hospital que consiguió desviar a los peregrinos para disfrutar de su acogida. Éste peculiar centro jacobeo se transforma. Continuar leyendo