En el borde del páramo de Bricia, el vergel provocado por el río Ebro y la cascada de la cueva del agua aportan verdor a Orbaneja del Castillo durante todo el año; se trata de una villa que perdió hace siglos su fortaleza pero conserva una de. Continuar leyendo