La localidad navarra de Monreal fue un próspero asentamiento medieval favorecido en gran medida por el paso de los peregrinos que llegaban hasta ella arropados por la imponente presencia de La Higa, la icónica montaña que hoy en día sigue siendo. Continuar leyendo