¿Quién no se ha perdido alguna vez en un laberinto? Admitámoslo: cuando los vemos tenemos más ganas de perdernos y de explorar todos sus rincones que de encontrar la salida. Cada paso que das puede alejarte o acercarte de ella, pero no importa:. Continuar leyendo