¿Recuerdas las tardes de domingo que parecían no tener fin alrededor de un juego de mesa? ¿O todavía sigues celebrando “la niñez” en esos días lluviosos? Si eres un aficionado a esta forma de entretenimiento alejada de las implacables. Continuar leyendo