Lo que sucede con la pequeña ciudad de Cuenca es lo mismo que sucede con todas aquellas cosas que somos incapaces de ver aunque las tengamos delante. Y es que para ser una ciudad tan pequeña, sorprende la cantidad de atractivos que posee, por no. Continuar leyendo