La capital del País Vasco es una ciudad pequeña pero encantadora. La Vitoria de la sostenibilidad y la cultura se abre ante el viajero, ofreciéndole toda la hospitalidad de la que es capaz, especialmente para los aficionados al arte, quienes. Continuar leyendo