La belleza de nuestra geografía nos deja pueblos españoles sobre acantilados insólitos que más que reales parecen lugares propios de postal o de película. Pueblos colgantes construidos a unas alturas de infarto, que desafían las leyes de la. Continuar leyendo