Desde la fundación de Bilbao en el año 1.300, sus comerciantes habían conseguido mantener un abrumador liderazgo frente a los demás puertos de Vizcaya,situados al borde del mar y en el territorio de municipios controlados por los caciques. Continuar leyendo