Según una tradición, durante la noche del 25 de mayo de 1085 unos pastores de la localidad navarra de Abárzuza se extrañaron por la lluvia de estrellas y la luminosidad que se centraba específicamente en una parte del cerro donde cuidaban a su. Continuar leyendo