A finales de agosto de 1084 cientos de moros zaragozanos enfervorecidos gritaban sidi —que en árabe significa “mi señor”— al caballero que se abría paso, majestuoso, entre la muchedumbre apostada en la explanada de acceso a la entrada. Continuar leyendo