En Santiago de Compostela, durante la noche de Navidad de 966 el destituido y condenado obispo Sisnando Menéndez escapó de su celda. A continuación, con la ayuda de unos complices, se introdujo en la casa de Rosendo —el obispo de Iria. Continuar leyendo