En 1853, en los alrededores de la isla de Izaro, José Ramón de Luzárraga, gracias a su pericia y valor, logró salvar la vida de los trece tripulantes de la embarcación de pesca que él patroneaba. Su acción llegó a conocimiento de las. Continuar leyendo