En el año 1080, el caballero Rodrigo Díaz de Vivar (al que todavía no llamaban “el Cid”) fue desterrado por su rey y señor natural Alfonso VI de Castilla y León rompiendo la relación de vasallaje. Tan severo castigo se debió a varios. Continuar leyendo