Obedeciendo a un mandato por escrito del propio rey Felipe II, la princesa de Eboli se volvió a instalar en el palacio que tenía en Madrid, ocupándose de sus cinco hijos y de la gestión de su enorme patrimonio. Para su regreso a la Corte. Continuar leyendo