En el lugar menos malo para cruzar el anchísimo cauce del río Guadiana, en el siglo I los legionarios veteranos fundaron Emerita Augusta (Mérida) y edificaron el puente más largo de la antigüedad: 755 metros. Lugar sumamente estratégico pues. Continuar leyendo