En Canabal de San Pedro, Lugo, en el año de 1935, el escritor Leandro Carré Alvarellos le oyó contar a un amigo la historia de la meiga y la serpiente: Parece ser que el tío-abuelo del narrador era un mozo muy dicharachero, que se había. Continuar leyendo