Según la tradición, la Orden de Santiago —la más prestigiosa de las órdenes militares peninsulares— la fundó el rey Ramiro I de Asturias al día siguiente de ganar la batalla de Clavijo ( el 25 de mayo del año 846). Tan determinante debió. Continuar leyendo