Lo que sabemos de los siete infantes de Lara es que vivieron hacia el año 970, cuando García Fernández —el segundo conde de Castilla— preparaba en la ciudad de Burgos la boda de su prima carnal doña Lambra con uno de sus vasallos más. Continuar leyendo