La victoria de Aliatar en el asedio de Loja en julio de 1482 sirvió para consolidar a su yerno: el joven sultán Boabdil. En tanto que la asombrosa liberación de Aliatar en noviembre de aquel año parecía demostrar que Alá estaba de parte del. Continuar leyendo