Gerardo Geráldez era un caballero portugués que, por su intrepidez, era llamado Sempavor (que en castellano quiere decir “sin miedo”). Sus acérrimos enemigos musulmanes le llamaban “El Perro”, en tanto que los castellanos le temían y. Continuar leyendo