En 1455 el rey Alfonso V el Magnánimo residía en sus dominios de Nápoles, que gobernaba directamente. Debido a la imposibilidad de ocuparse personalmente de territorios con un mar de por medio, desde el año anterior su hermano el Infante Juan de. Continuar leyendo