La farsa de Ávila está íntimamente asociada al rey Enrique IV de Castilla (1425 – 1474); un monarca sensible y culto que ha pasado a la historia con insultante sobrenombre de “El Impotente”. Éste se debe a que en 1453 el Papa Nicolás V. Continuar leyendo