García Fernández fue el hijo y heredero de Fernán González (el primer conde de Castilla). Se trataba de un joven robusto y muy apuesto que llamaba la atención por sus bellas y delicadas manos. Tal era su discreción que llegaba a ponerse. Continuar leyendo