En la primavera de 1808, Barcelona, como muchas otras ciudades de España, se encontraba bajo la autoridad de las tropas de ocupación francesas autorizadas legalmente por el rey Carlos IV. A partir del levantamiento del Dos de Mayo, en Madrid,. Continuar leyendo