En las inmediaciones del castillo de Navarres, cerca de Játiva, una mañana de enero de 1432 apareció el cuerpo sin vida de Alamí, el esclavo moro propiedad de Juan Marrades, caballero de la Orden de Santiago. Pronto comenzaron a propagarse los. Continuar leyendo