En el siglo XI los habitantes de Ribadeo (en la costa de Lugo), vieron acercarse una enorme flota que iba recorriendo la costa en busca de un lugar para desembarcar. Inmediatamente enviaron un emisario para avisar al obispo de Mondoñedo, el. Continuar leyendo